Economía: ¿Por qué no habrá nuevas subidas de tipos en 2019? / INVESTING

La economía se debilita. La expansión económica global comienza a desacelerarse. Ante esto, los Bancos Centrales han decidido esperar y ser cautos con las nuevas alzas previstas en los tipos de interés.

Como podemos observar en el último informe publicado por el Fondo Monetario Internacional, la economía, para este año, ha comenzado a desacelerarse notablemente. Los ritmos de crecimiento en las economías desarrolladas comienzan a moderar sus crecimientos, con nuevos reajustes a la baja.

El tortuoso camino que ha atravesado la economía en este último año, así como los shocks producidos, han acabado por debilitar una economía, a su vez, estresada por todas las tensiones e incertidumbres vividas. El balance de riesgos globales se ha deteriorado mucho en los últimos meses y esto está acelerando la desaceleración generalizada.

Como muestran las previsiones del organismo, los ritmos de crecimiento previstos para la economía mundial, los cuales mostraron un crecimiento del 3,7% durante el 2018, para 2019 sufrirán una desaceleración que lo situaría en el 3,5%. Como podemos observar, unos datos que distan mucho de ese soñado 4,2% que, desde el organismo, preveían para 2019.

En el caso de Estados Unidos, mientras su economía crecía a ritmos del 3,5% anualizado durante el año pasado, para el 2019 se espera que estas cifras se moderen notablemente, cifrándose el crecimiento en un 2,5%. Un punto porcentual menos que el año pasado y que muestra la desaceleración económica de la primera economía del mundo.

En el caso de China, la segunda gran economía mundial, moderará sus crecimientos, que el año pasado se registró en el 6,6% (peor registro de las últimas 3 décadas), desacelerando la economía y situando el crecimiento por debajo del 6%.

Europa tampoco se queda atrás, si observamos la media de los ritmos de crecimiento a los que crecían los países europeos durante el 2019, esta se encontraba en el 2,2%. Sin embargo, para 2019, las previsiones del Fondo Monetario Internacional arrojan ritmos de crecimiento para la zona inferiores al 1,5%. Muestra de la desaceleración provocada por sucesos como el Brexit, o los enormes niveles de deuda que soportan algunos países de la UE.

Por último, las emergentes tampoco se libran del atropello económico. En el caso de estas, concretamente las emergentes latinoamericanas vivirán una menor desaceleración por sus grandes márgenes de crecimiento, pero que, sin embargo, si derivará en una moderación de sus crecimientos. Además, la depreciación de determinados activos como las materias primas, también ha tenido un impacto negativo para éstas.

No debemos pasar por alto que, sumado a esta desaceleración, también nos encontramos con una deuda global y unos niveles de endeudamiento que, incluso por países, muestran una elevada deuda en muchas economías desarrolladas. Ya sea en Europa, China o Estados Unidos, los niveles de endeudamiento son muy elevados y el volumen de deuda global no deja de incrementarse, lo que, como hemos dicho, sumado a una desaceleración, podría poner en serio peligro la capacidad de pago, elevando las primas de riesgo y espantando el capital.

En resumen, estamos ante una situación dónde la economía se debilita y, ante la preocupación de los bancos centrales. Éstos han decido mostrar mayor cautela a la hora de aplicar la retirada en los estímulos ante el deteriorado entorno que se vive. Tanto la Reserva Federal como el Banco Central Europeo han decidido paralizar, momentáneamente, la retirada de estímulos, paralizando las alzas en los tipos, previstas para el 2019.

Ante un entorno donde los riesgos en la economía están a flor de piel, los bancos centrales han decidido no alzar nuevamente los tipos de interés, siendo el fin de esta devolución de estímulos, la de no asfixiar a una economía que, por otro lado y como hemos comentado, se encuentra cada vez más debilitada.

Aplicar las alzas en los tipos de interés, podría tener un efecto negativo en las economías, ralentizando aún mas la economía y provocando un allanamiento del terreno para una nueva recesión. Por ello, la paralización de la retirada de estímulos se basan en lo comentado, devolver oxígeno a la economía, intentando prolongar estos crecimientos hasta una normalización del entorno económico y político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s