¿Qué papel juegan las ciudades en el desarrollo económico? / INVESTING

La globalización produce una serie de fenómenos que cambian el mundo. El auge de la centralización y urbanización en las ciudades provoca que, cada vez, sean más las personas que deciden irse a las grandes ciudades a vivir. Como todo, esto puede tener efectos positivos o negativos; por ello, las políticas públicas juegan un papel determinante.

Como muchos otros factores que determinan el crecimiento económico de los países, el auge de las ciudades, también, supone un impulsor de este. También, podríamos decir que, este auge por la movilización hacia las grandes ciudades supone, a su vez, una mejora en el bienestar de las personas; pues, como es obvio, las ciudades poseen una mayor concentración de servicios y recursos.

En España, las grandes áreas urbanas suponen casi un 24% del territorio nacional, aglomerando en sus territorios en torno al 60% de la población total del país y del empleo que este posee. A su vez, en materia económica, estas concentraciones, estas urbes, también suponen casi el 70% del PIB nacional, lo que muestra el enorme peso de estas para el país, ya que, como hemos dicho, el 20% del territorio produce el 70% del PIB.

En España, este auge está siendo muy abultado, pues cada vez son más las personas que buscan migrar de sus pueblos, en busca de una gran ciudad donde desarrollarse, tanto personal como profesionalmente. Pues la aglomeración de las personas en los grandes centros urbanos genera unos beneficios y unas ventajas para el ciudadano que, por motivos de escasez poblacional, no poseen otros territorios.

Entre estos factores que provocan estas migraciones, podemos destacar dos factores principales. En primer lugar tenemos lo que los economistas definimos como economías de escala. La aglomeración de personas en un mismo lugar, a su vez, también supone que el coste medio por persona de determinados servicios se reduce, en función del aumento de la población. 

Al habitar más personas en el mismo centro urbano, determinados servicios, como la sanidad o la educación, tienen un menor coste; pues gozan de, como hemos dicho, economías de escala que abaratan el coste de estos servicios, en función del crecimiento de la estructura poblacional. No debemos olvidar que la atracción de personas también es un factor que aumenta el ingreso fiscal; de ahí la importancia de la inmigración.

Otro de los factores, en segundo lugar, y que también goza de gran importancia es, como yo denomino, las economías optimizadas. Este término no está reconocido como tal, pero viene a hacer alusión de que la concentración de personas en un mismo lugar, a su vez, genera el mismo efecto que con los servicios públicos, esta vez en el ámbito privado. A continuación, explicaremos brevemente este término.

Al haber una mayor concentración de personas en un mismo lugar, digamos que se produce un mayor encuentro entre la oferta y la demanda del mercado. A su vez, las empresas también disminuyen costes, pues digamos que el transporte de la oferta esta menos deslocalizado en diferentes territorios, concentrándose principalmente en unos pocos. Esto, no solo abarata estos costes, sino que genera una mayor actividad económica.

Pero no todo van a ser buenas noticias, pues la urbanización también tiene, como todo, sus pros y sus contras. En este caso, uno de los problemas que podemos atribuir a la urbanización de los países es la congestión de los territorios. Pues, como hemos visto en muchas localidades españolas, con el aumento de la concentración de personas en los centros urbanos, también se incrementan determinadas demandas como la de la vivienda, lo que produce un encarecimiento del coste de vida.

Esta es la razón por la que vemos como el coste de vida en ciudades, como Madrid, Nueva York o Ciudad de México, es muy superior al de otros territorios como los que se encuentran en la periferia del territorio nacional. Así mismo, esta congestión también genera otros problemas como puede ser el tráfico o el aumento en el tiempo de desplazamiento de los ciudadanos, con la consecuente acumulación de gases y contaminación que podemos observar en las grandes ciudades. Como sabemos, esto también tiene un coste.

Por último, otra de las contras que produce esta urbanización, es el efecto que se produce en la atracción del conocido “capital humano” a las ciudades. Al atraer tantas personas, estas poseen diferentes cualidades y capacitaciones laborales; lo que genera que se produzca una mayor desigualdad económica, provocando, a su vez, una mayor brecha salarial entre los ciudadanos. Un último factor que no llega a ser tan negativo, pero que en materia de solidaridad e igualdad debemos tener en cuenta.

Para finalizar, como con todo, la optimización de la urbanización en las ciudades dependerá, principalmente, de las políticas que se adopten y se lleven a cabo por los gobiernos de estas ciudades. Pues, en función de la optimización y utilización de las políticas públicas, estas ciudades estarán optimizadas o congestionadas. La urbanización es un fenómeno interesante, a la vez de peligroso; por ello, las políticas que se lleven a cabo determinarán el éxito o el fracaso de este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s