Un incierto entorno económico agita los mercados / INVESTING

Ante el incremento de los riesgos que acechan la economía, los mercados están sufriendo un mayor grado de agitación. La espantada de capital ha provocado mayores niveles de volatilidad en las bolsas.

Llevamos meses hablando sobre la economía global y la plaga de incertidumbres que acechan la economía global. Shocks como el Brexit, los elevados niveles de endeudamiento de determinados países, la depreciación en las materias primas, o las propias condiciones financieras en la financiación internacional, siguen acechando una economía, a su vez, cada vez más debilitada.

Ante esto, en diciembre, ya pudimos observar el brusco ajuste que sufrieron los mercados, así como unos mayores niveles de agitación ante el tortuoso entorno económico que se ha vivido durante el último año. El exceso de riesgos e incertidumbres han provocado que éstos se comporten de una forma más agitada respecto a los meses anteriores.

El deterioro en el balance de riesgos globales, así como los riesgos que se viven en aquellas economías desarrolladas, en aquellas economías sistémicas, como es el caso de China o Estados Unidos, ha provocado un mayor miedo en los mercados, pues de verse deterioradas, por condición sistémica, el efecto en la economía global podría ser devastador.

La desaceleración que viven estas economías, así como los grandes riesgos que las acechan, han generado gran pánico en los inversores, provocando grandes huídas de capital. Concretamente, estas fugas de capital se han producido en aquellos activos de mayor riesgo, siendo el más afectado el mercado de acciones. Una huida de capital provocada, como hemos dicho, por la incertidumbre vivida en el campo económico y político.

Este nuevo entorno, ante los riesgos de una nueva recesión en éstas economías sistémicas, provoca pánico en los inversores, pues la inestabilidad que viven las, supuestas, economías más estables del planeta vislumbra claramente una posibilidad de entrar en recesión y que, de no revertirse y normalizarse la situación, tendría un fuerte impacto negativo en la economía global.

No debemos olvidarnos de otros aspectos que también han tenido un gran impacto en los mercados. Concretamente, y aunque algunos analistas de bolsa opinen que el mercado ya lo ha descontado, hablamos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Una guerra comercial que, a su vez, se produce entre las dos economías sistémicas más potentes del planeta.

Los auges proteccionistas de Estados Unidos y el incrementos de las tasas arancelarias en China, aunque en los últimos días se ha hablado mucho de una tregua comercial, ha provocado una enorme amenaza al comercio internacional, acechando uno de los mayores motores de crecimiento económico del mundo.

A su vez, no debemos tampoco olvidar que el 80% del crecimiento económico global depende de las economías emergentes que integran la economía. Unas economías que, ante el mal comportamiento de las desarrolladas, también están sufriendo ligeras desaceleraciones en sus ritmos de crecimiento y en sus exportaciones, debido a la depreciación de las materias primas.

En resumen, los motivos que han llevado a un mayor grado de agitación en los mercados proviene de aspectos tan relevantes como el propio desconocimiento de la magnitud en la desaceleración de aquellas economías más desarrollas, el incierto futuro que vive la economía estadounidense, así como los riesgos a los que se enfrenta la economía global en un entorno proteccionista.

Éstos son los detonantes que han provocado esta mayor agitación en los mercados, ya que, ante el entorno que se presenta, las posibilidades de que el 2019 vuelva a ser un año repleto de riesgos e incertidumbres son muy elevadas. Por ello, ante un entorno de riesgos y una incapacidad real de medir el impacto económico de estos de una forma precisa, provoca una desconfianza en los inversores y una retirada de capitales.

En definitiva, lo que vemos en los mercados financieros no es más que el reflejo de la percepción de los inversores y agentes económico, que miran la economía desde una perspectiva pesimista y con miedo ante el incierto futuro de la economía. Hasta que la situación no se normalice y los riesgos desaparezcan, podemos decir que los mercados continuarán viviendo unos mayores niveles de volatilidad, provocando esa impredecible agitación en las bolsas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s