Francisco Coll Morales: “Unos polémicos presupuestos dificultan la situación económica de España” / Periodista Digital

En la próxima semana, España tendrá que comparecer ante Bruselas por la presentación de los presupuestos generales para el próximo año. El acuerdo para poner en marcha estos presupuesto, no solo se ha complicado por el desacuerdo de Bruselas con estos, sino que el resto de formaciones políticas tampoco ven tan claro lo propuesto por los socialistas.

La fecha para la presentación de los nuevos presupuestos, aquellos con los que la ejecutiva socialista pretende cumplir con sus obligaciones y hacer frente al próximo año, se acerca. Desde Bruselas ya han planteado el desacuerdo existente con la propuesta que, anteriormente, se lanzó y que, para Bruselas, no se ajustaba a la realidad y a las exigencias del organismo europeo.

Un gran reto para la legislatura del Partido Socialista, que hasta ahora, no encuentra la total aprobación, ni parlamentaria ni europea, para llevar a cabo su propuesta presupuestaria y continuar, correctamente, con su legislatura. Un gran reto, si tenemos en cuenta que ninguna formación política está de acuerdo con la propuesta que intenta emitir la ejecutiva del partido socialista.

Pese a las modificaciones que ya han anunciado que realizarán, si fuese necesario, el Gobierno de Pedro Sánchez plantea presentar los presupuestos a Bruselas el próximo lunes, pudiendo retrasarse hasta el martes, en función de lo que ocurra en sede parlamentaria. Sin embargo, estos presupuestos siguen planteando una intención de flexibilizar el tratado de estabilidad que, desde Bruselas, se aplica para todos los países miembros de la Comunidad Económica Europea.

El líder socialista sigue en su intención de incrementar el gasto público en el próximo año, siendo su objetivo el de estimular, mediante la inyección de gasto público, la economía. Según los presupuestos que plantea el PSOE, se pretende incrementar el gasto público en 16.000 millones, ya que sus propuestas fiscales prevén un incremento en los ingresos. Una completa falacia y que, desde Bruselas, ya han paralizado.

Para el organismo europeo, los presupuestos de la ejecutiva socialista son tan prometedores, que ,también, han fantaseado con incrementar el ingreso fiscal en un 5,7%. Una verdadera brutalidad fiscal que, además de ser falsa, costaría a los españoles una gran pérdida de poder adquisitivo por el indirecto encarecimiento de los servicios y los productos. Una propuesta que, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), esconde una gran trampa.

Para Bruselas, la situación que se está dando en España e Italia, sumado a los grandes riesgos que se están viviendo en el panorama económico internacional, suponen un quebradero de cabeza al que hay que ponerle fin, de la forma que sea. Encaminar la senda de reducción del déficit ya no es una opción, el incremento que ha experimentado la deuda y que le ha llevado a alcanzar máximos históricos, es un verdadero problema para la eurozona.

Por ello, aún no se conoce la respuesta de Bruselas ante los nuevos presupuestos que desea plantear la ejecutiva socialista. Sin embargo, si podemos intuir que, de ser parecidos a los propuestos anteriormente, estos están totalmente descorrelacionados de lo exigido por el organismo europeo, pues el ingreso fiscal previsto por el Partido Socialista no es del todo creíble, mientras que el incremento del déficit sí lo es.

Debemos esperar a ver la respuesta de Bruselas en la próxima semana, pero si podemos adelantar que, mientras el resto de países luchan por reducir la deuda en base a políticas de austeridad, España pretende seguir con la aplicación de políticas expansivas en un claro fin de ciclo económico y ante el temor de una nueva recesión para los próximos años. Un problema que traería gran vulnerabilidad, en caso de recesión, ante la necesidad de refinanciar deuda.

A esto, debemos sumarle la desaceleración económica que experimenta el país y que, pese a las declaraciones de diversos economistas en las que se afirma un sólido crecimiento económico, la economía española, junto a otras muchas economías del mundo, están perdiendo fuelle ante la posibilidad de una declaración de guerra comercial durante el Foro de Davos, un Brexit sin acuerdo y el incremento, o la no reducción, del agujero de deuda global.

Para terminar, como he dicho, todo queda en manos del organismo europeo. Sin embargo, Bruselas ha sido muy clara a la hora de tomar decisiones anteriormente con otros países, como Italia, pues el objetivo es sacar a aquellos países que se encuentran en el Procedimiento de Déficit Excesivo del riesgo en el que se encuentran. Un riesgo que, para Bruselas, tiene un único nombre: senda de reducción de déficit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s