Un barco a la deriva ¡y sin capitán!

A dos días de las elecciones, la indecisión de los votantes españolas sigue siendo muy elevada. Tras las elecciones, España se enfrenta nuevamente a una imposibilidad de Gobierno que podría derivar en dificultades para la economía.

El próximo domingo se celebran las elecciones generales en España. Unas elecciones en las que lo ciudadanos del país tratarán de elegir a su nuevo líder político. A dos días de las elecciones, según el CIS, el número de votantes indecisos sigue presentando una tasa muy elevada. Rozando el 40% de indecisos, las elecciones de 2019 apuntan ser las elecciones más disputadas, e indecisas, de la historia.

Y es que, durante el bipartidismo, la elección en España siempre ha recaído sobre partidos como el Partido Popular o el Partido Socialista. Sin embargo, ante la aparición de las nuevas formaciones políticas como Ciudadanos o Podemos, el voto se fragmentó, produciendo un mayor reparto de los votos.

Ahora, además, la fuerte entrada que ha tenido VOX en el escenario político provoca que la exactitud en las mediciones que realiza el CIS sea aún menos precisa que antaño, a la vez de que dificulta aún más la mayoría parlamentaria en el Congreso. Una mayoría que, desde mi punto de vista, es algo que, en España al menos, ya no volveremos a ver

Estamos hablando de que las nuevas formaciones políticas, no solo reparten el voto y representan, como dicen algunos, a determinadas minorías que, a priori, no se encontraban plenamente representadas con las dos formaciones políticas históricas, sino que, ahora, también dificultan la gobernabilidad del país, ya que el reparto ha provocado una menor concentración de votos en los partidos y, con ello, una disminución de la representación parlamentaria en aquellos partidos que acaparaban más votos.

Como decía JP Morgan en el día de ayer, la ingobernabilidad del país no le está haciendo ningún favor a la economía española. Tal es la importancia de la inestabilidad política que vive el país que la entidad bancaria ha recomendado a sus clientes la venta de deuda pública española. La imposibilidad de formar un Gobierno tras las elecciones podría mermar la economía española, y con ello, provocar una mayor dificultad en el país para hacer frente a sus obligaciones.

Por otro lado, el diario “The Economist” también se ha pronunciado sobre el caso de España. Para el semanario económico británico, la mejor opción sería que la población concentrase el voto en una misma formación política, permitiendo así la gobernabilidad del país y otorgándole a la misma una mayoría parlamentaria que le permita aplicar nuevas políticas económicas que hagan frente a la desaceleración económica que experimenta la economía europea.

A su vez, el tema de Cataluña y los auges separatistas alientan el fuego en el país. El riesgo secesionista sigue acechando a la economía española, que ante la imposibilidad de llegar a acuerdos fructíferos con el Gobierno de Cataluña, está espantando la Inversión Extranjera Directa del país, cayendo en un poco más de 10.000 millones, así como a las empresas extranjeras que se interesan por la península.

Si algo debemos tener claro, es que la ingobernabilidad es el principal problema que afecta al país. La economía está experimentando una desaceleración económica en toda Europa. La economía alemana, junto al resto de economías europeas, están experimentando la moderación en sus respectivos ritmos de crecimiento. Esto, sumado al tema de las pensiones y la deuda pública, genera una serie de riesgos que, de no alcanzar un Gobierno, podría agravarse.

De ahí la importancia de los pactos en las próximas elecciones. España necesita un Gobierno que afronte las reformas que necesita la economía española en materia de empleo, salarios, pensiones, entre otros factores. Unos riesgos que necesitan abordarse con nuevas reformas que garanticen la sostenibilidad de la economía nacional. A su vez, ante la imposibilidad de formar Gobierno, seguimos sin poder elaborar ese plan de Gobierno en el que nos fijemos para crecer de una forma sostenida y no a base de parchear el sistema,, como se ha hecho hasta ahora.

España necesita un Gobierno. España necesita aportar credibilidad al entorno global y, dentro de la globalización, competir con nuestros homólogos a nivel europeo. Sin credibilidad, la inversión, el comercio, la deuda, son factores que podrían verse muy afectados. Por ello, de querer contar con una economía con perspectivas de futuro, el país necesita un plan en el cual se base nuestro crecimiento y nuestras estrategias. De no contar con el, seguiremos yendo como hasta ahora, a la deriva sin tripulante.

¡Feliz fin de semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s