La gran encrucijada de la economía, también para la Ministra

Durante la jornada de hoy, he tenido el placer de encontrarme con la Ex Ministra de Empleo y Seguridad Social del  Gobierno de España del Partido Popular, Fátima Báñez. El encuentro se producía en la sede de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM), donde se ha procedido a un acto en el que he tenido la oportunidad de escuchar a la Ministra e intercambiar impresiones con ella.

Uno de los temas tratados durante la intervención, de gran importancia para los ciudadanos españoles y aprovechando la presencia del Vicepresidente de la CEOE, es el tema de las pensiones y el empleo. Un tema de gran interés general, dada la situación que atraviesa la economía, así como el sistema de pensiones en el país. ¿Qué mejor persona para hablar de pensiones y empleo que la propia Ministra, autora de la última reforma laboral?

Como era de esperar, la Ministra, despertando satisfacción en mi persona tras sus palabras, ha recalcado que el principal problema del país y el que pone en riesgo el sistema actual de pensiones es el empleo. El problema que atraviesa el país, siendo estas sus palabras, es que el sistema nacional y público de pensiones  es un sistema deficitario, por lo que su sostenibilidad, en este momento es inviable.

El sistema de pensiones, por muchos quebraderos de cabeza que le genere al Gobierno de España, no es un sistema de gran misterio, al menos si lo que queremos es conocer su funcionamiento. Las pensiones, en España, se pagan con  las  cotizaciones que pagan los ciudadanos a la Seguridad Social; por cada ciudadano trabajando, de su salario, se aporta un porcentaje a la seguridad social que, posteriormente, es utilizado para hacer frente a los pagos requeridos por los pensionistas.

Por esta razón, es bastante fácil intuir que, si lo que se quiere es un mayor ingreso para pagar pensiones y el capital procede de las cotizaciones de la población activa del país, es suficiente con incrementar el número de cotizantes, incrementando con ello el número de cotizaciones a cobrar y así, incrementar los ingresos. Un círculo vicioso que, aunque a priori nos parezca sencillo, no es tan sencillo como lo que puede parecernos.

España sigue teniendo una asignatura pendiente y esa es el empleo. Aunque la Ministra ha insistido en cómo el ritmo de crecimiento para crear empleo va reduciéndose constantemente -algo muy positivo si tenemos en cuenta el escenario de crecimientos moderados que se nos avecina- las tasas de desempleo se reducen de forma muy gradual, a la vez de que el problema, cuando observamos a la población juvenil, este se agrava.

Como decía, está muy bien que el país cree empleo sin la necesidad de crecer, económicamente hablando, al 3%, pues estamos hablando que, en un entorno donde los crecimientos se moderan constantemente, España crea empleo con crecimientos cercanos al 0,8%. Sin embargo, la creación de empleo no crece todo lo que debía hacerlo, a la vez que la posible destrucción de empleo, por la ralentización que amenaza la economía, se acerca.

Ahora bien, ¿dónde está el problema? 

Como comentaba la Ministra, además de verlo estos días en los principales medios económicos, la tasa de natalidad en España sigue cayendo en picado. Tan en picado que ya supone una reducción del 29%, en  contraste con los datos registrados durante 2008. A su vez, entre los valientes que optan por formar una familia en España, estos lo hacen cada vez más tarde, es decir, con una edad más adulta –según la Ministra, una media de 32 años-, y, por último, de estos, cuando lo hacen, lo hacen en menor proporción, es decir, menos hijos. 

Para hacernos una idea de lo que ocurre, el problema de este fenómeno es que, al tener menos hijos, consecuentemente, se produce una mayor tasa de dependencia, o lo que es igual, por cada jubilado nuevo que hay en España, hay menos cotizantes para sostener su pensión. Una tasa de dependencia que, haciendo alusión al observatorio de la OCDE, en España y dadas las proyecciones de natalidad, continuará incrementándose, siendo cada vez menor la proporción de cotizantes por jubilados. 

Ahora bien, entendiendo esto, el otro problema que debemos sumarle a esto es la dificultad que posee el país para crear y consolidar empleo. España sigue teniendo grandes problemas a la hora de crear empleo, por lo que si cada vez se tienen menos hijos y, a su vez, estos tampoco logran encontrar empleo, el problema en el país es, por decirlo de alguna forma, de doble imposición. Lo que dificulta, en gran medida, el hallar una solución al problema. En resumen, los mismos problemas que comentaba la Ministra.

Ante esta situación, y siendo lo más indignante, España, en lugar de optar por una solución testada y con la intención de generar empleo y soluciones sostenibles en ellargo plazo, optamos por incrementar los costes laborales para el empresario, consiguiendo así lo que estamos viendo estos días en prensa económica, una mayor destrucción de empleo por parte de las empresas.

En España seguimos cometiendo los mismos errores que hemos cometido siempre. El empleo no es algo que se genere machacando a los empresarios, y así lo estamos viendos. Los distintos organismos empresariales, así como la patronal, ya se han manifestado en numerosas ocasiones para pedir al Gobierno una mayor liberalización de la economía, así como una reducción de las trabas burocráticas, y monetarias, que siguen lastrando la contratación. 

Unas impresiones que, en conclusión, compartía con  la Ministra, pero que, para mi decepción, caerán, como siempre, en saco roto. España necesita una transición hacia un modelo en el que la economía y su modelo productivo se base en la economía real y no en la demanda interna impulsada, en gran medida, por el gasto público. El empleo nace en las empresas y se reproduce en las mismas, al menos el empleo sostenible.

Hasta que los gobernantes en el país no apoyen a las empresas y a los generadores de empleo, España seguirá siendo un estado deficitario en materia de pensiones, natalidad y empleo. Como se ha dicho en numerosas ocasiones, especialmente aquellos economistas de pensamiento liberal, el país no debe olvidar que la creación de empleo proviene de la creación de empresas, no del incremento del gasto público.

Feliz fin de semana.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s