El turismo, un motor de crecimiento para la economía española / La Opinión

Artículo publicado originalmente en La Opinión.
Tras la depresión económica ha ido ganando cada vez más peso en la economía española. Gran parte del empleo creado en el país ha sido generado por el sector turístico.

El turismo, uno de los principales sectores de la economía española, es, a su vez, uno de los principales generadores de empleo en el país. España, como proyecto turístico, se ha consolidado como uno de los principales motores de atracción en el marco económico global. Por detrás de Francia, España consolida la segunda plaza como el destino turístico más demandado por los ciudadanos extranjeros.

El turismo, según datos económicos oficiales, es el sector que más empleo ha generado tras la gran pérdida de empleos que provocó la gran crisis económica. Hablamos de que el sector turístico ha formado parte de la regeneración en el empleo en el país, actuando como factor determinante en ella, pues el 15% del empleo creado tras la gran depresión ha sido en ese sector.

Además, en determinadas provincias del país, el turismo supone el 40%, o lo que es el equivalente a un tercio (1/3) del empleo generado. Esto nos indica que el turismo es un gran generador de empleo, pero a su vez, también nos presenta la vulnerabilidad de dichas provincias a una caída, una ralentización, en el sector, así como a posibles efectos estacionales, dada la del empleo en el sector.

En resumen, podemos observar la grandiosa cuantía de empleos que genera este sector en el país, así como el gran aporte a la economía nacional. Por ello, el impulso de un proyecto turístico que genere un desarrollo sostenible del mismo en nuestro país es de inmensa necesidad. España podría situarse como primera potencia turística del mundo, por delante de Francia.

Y es que, con una aportación de casi 180.000 millones de euros a la economía española, el turismo representa cerca al 15% del Producto Interior Bruto (PIB) del país. Como podemos ver, un gran peso en la economía nacional si comparamos, por ejemplo, con la industria manufacturera, la cual ha descendido su peso en 2019 hasta caer al 12,6% del PIB.

Por encima de Portugal, México, Grecia o Islandia, España es el país en el que su PIB se encuentra más supeditado al turismo, es decir, el país en el que el sector turístico posee un mayor peso sobre el PIB nacional. Esto nos debe hacer reflexionar sobre nuestro sector turístico, dándole una mayor importancia de la que le damos, pues en Francia o Estados Unidos, nuestros principales rivales turísticos, la incidencia sobre su PIB, como hemos comentado, es bastante menor (especialmente en Estados Unidos).

Como digo, hablamos de que ante una ralentización o una no deseada contracción en el sector turístico, el impacto en la economía sufriría un mayor agravante de lo que significaría, por ejemplo, en países como Francia o Estados Unidos, anteriormente mencionados, donde su PIB está menos supeditado a dicho sector. Además, factor a tener en cuenta, el peso del sector en nuestro país aumenta con el paso de los años, provocando una mayor incidencia en la economía nacional con el paso del tiempo.

Como mencionaba anteriormente, en España existen provincias que, por como se conforma su estructura económica, son íntegramente dependientes del sector. Es por esto que Canarias o Baleares, como ejemplo, poseen una mayor vulnerabilidad a posibles shocks en la industria turística. 

Por otro lado, existen autonomías donde el peso del sector turístico era menor, pero la gran depresión económica y la lenta recuperación de determinados sectores ha provocado que, dado el empleo creado por el sector turístico y el auge del mismo en el país, gane terreno sobre otros sectores, consiguiendo así un mayor soporte de la economía en dichas autonomías. Es decir, economías cada vez más dependientes al turismo dada la baja actividad económica en otros sectores.

Por esta razón, la desaceleración del sector, como vengo señalando, podría provocar una mayor ralentización en la creación de empleo en el país. Como digo, ante una contracción en el mayor generador de empleo del país, la creación de empleo en el mismo se vería más lastrada que anteriormente, lo que indica la necesidad de unas políticas económicas adaptadas al sector turístico, provocando un mayor impulso a estos sectores que, a su vez, son los que más empleo crean.

Por último, estas autonomías, dado el peso soportado por el turismo en el empleo creado, poseen una renta per cápita inferior a la media española, lo que provoca que, ante una ralentización más pronunciada de lo esperado y un menor crecimiento económico de las mismas, podría provocar una mayor disparidad en la renta per cápita de las diferentes provincias en el país. Un factor a tener muy en cuenta para el desarrollo inclusivo e igualitario de todos los territorios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s