Una legislatura condicionada

La Región de Murcia, en especial, los partidos del bloque de centro-derecha, ponen fin a una larga ronda de negociaciones entre los tres para intentar alcanzar un acuerdo que permitiese la investidura del Presidente popular, en funciones, Lopez Miras. El bloque que presentaba la autonomía ante la negativa de VOX de abstenerse, o apoyar, una investidura en la que ellos no habían participado mantenía la asamblea paralizada y sin opción clara de gobierno.

Y cuando hablo de “sin opción clara de gobierno” me estoy refiriendo a que Ciudadanos, por orden de Albert Ribera y la ejecutiva nacional del partido, mantenía el veto a sentarse con Diego Conesa, el candidato socialista a la presidencia de la Región. Una actitud por parte de Ciudadanos que ha sido acogida por el Partido Socialista con gran reproche, ya que consideraban una traición para sus votantes la nueva postura que había adoptado la formación naranja.

Como comentábamos al principio, el desbloqueo de la Región de Murcia parece haber llegado a su fin. Aunque todavía hay escépticos que prevean una oposición de VOX “in extremis” a la investidura del candidato popular, los acuerdos ya han sido plasmados en diversas reuniones que han mantenido los negociadores de las distintas formaciones políticas, habiendo llegado a un acuerdo que permitirá que la semana que viene, la Región de Murcia, saque adelante una investidura de coalición entre Partido Popular y Ciudadanos.

Así lo anunciaba el representante del Partido Popular, que agradecía las cesiones que ha hecho VOX y que le auparán a la presidencia de la Región y su segunda legislatura al frente de la comunidad. También lo confirmaba, minutos después, la candidata a la presidencia de Ciudadanos, Isabel Franco, futura Vicepresidenta de la comunidad, que suscribía las declaraciones del candidato popular, añadiendo esa visión optimista que le de el sacar adelante una investidura de ambos partidos.

Y así comenzaba a salir un humo de color blanquecino de los despachos de la Asamblea Regional. La fumata blanca que confirmaba el “habemus presidente” en la Región comenzaba a propagarse por todos los medios de comunicación en España, que se mostraban expectantes ante lo acontecido en la comunidad sureña, pues de lo que ocurriese en ella, podría depender la investidura de Isabel Díaz Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid. Finalmente, los partidos encontraron una postura común, la cual permitirá unos cuatro años más del Partido Popular, en coalición con Ciudadanos y cooperación con VOX, al frente de la Región.

Lo importante de todo este asunto y lo que quiero destacar en esta leve reflexión es la importancia que tienen los términos “cooperación” y “coalición” en esta nueva legislatura del Partido Popular. Pues, partiendo de la propia investidura de Gobierno, hablamos de que la nueva legislatura pertenece a tres formaciones políticas y la interdependencia que mantienen las distintas formaciones del bloque de centro-derecha convierte la legislatura en una legislatura de entendimientos y acuerdos.

Con esto quiero decir, como ha afirmado VOX en la asamblea, el partido liderado por Santiago Abascal no se opondrá a la investidura de Fernando Lopez Miras. Sin embargo, ya ha afirmado que, tras la investidura, la formación de Pascual Salvador pasará a la oposición como si del PSOE o Unidas Podemos se tratase. Esto quiere decir que, por muchas investiduras que se hayan logrado, la aplicación programática de las medidas planteadas por el bloque PP/C’s dependerán de la nueva llave bloqueadora de la asamblea, VOX.

Como siempre he dicho, la investidura no es el fin del camino. Muchos se equivocan pensando que la proclamación de un Presidente del Partido Popular en la Región es el fin se esta larga campaña política. Sin embargo, estamos hablando de que la investidura no es más que el inicio de un largo camino de gobierno que, en las circunstancias presentes, no va a ser nada fácil para la alianza de Lopez Miras e Isabel Franco. La coalición de centro-derecha depende de VOX para aprobar las medidas que recoge su programa y sin VOX, aunque sí con Presidente, la Región presentará el mismo bloqueo que presentaba al comienzo de la campaña.

Estamos ante una situación que debería hacer reflexionar, y mucho. No quiero ser aquel responsable que acabó con la fiesta de celebración de la investidura popular en la Asamblea Regional, pero de cara a los programas y a la ejecución de los mismos, vislumbro, con responsabilidad, el nuevo escenario que se plantea y las posibles consecuencias que tendría un desacuerdo en la mitad de legislatura entre, por ejemplo, Ciudadanos y VOX; partidos entre los que, hace escasamente una semana, saltaban chispas de desentendimiento.

En conclusión, el Partido Popular y Ciudadanos logran lo que tanto añoraban durante meses. La coalición de derecha en Murcia ha logrado hacerse con la presidencia de la Región en un momento en el que todo se veía de forma pesimista. Sin embargo, con la investidura, es hora de ponerse a trabajar; es hora de cooperar para sacar adelante esta Región; es hora de poner en marcha todas esas promesas que se hicieron en campaña y en las que los votantes han creído fielmente; es hora de formar un gobierno que acabe con los problemas estructurales en la Región. En definitiva, es hora de poner en marcha ese gobierno liberal y reformista del que hablaban los líderes políticos durante la campaña electoral.

Los pactos serán el factor determinante en esta nueva etapa política. La clave de la legislatura la marcarán los acuerdos y los distintos pactos que se logren alcanzar entre las tres formaciones políticas. Una situación que podría correr el riesgo de verse influida por los egos de los líderes de las distintas formaciones políticas. Por ello, creo que es hora de que los partidos dejen de lado los puros intereses partidistas, dando prioridad en toda la legislatura al bienestar de la ciudadanía murciana y el progreso de la misma. De lo contrario, podríamos estar ante la legislatura más corta de la historia de la Región.

El bloque de la oposición se muestra acechante ante del desentendimiento y la fragmentación que podría producirse en el bloque de gobierno. Cualquier herramienta para desmembrar el nuevo gobierno regional va a ser utilizada y la unión de las distintas formaciones para evitar las vulnerabilidades debe ser una tarea prioritaria para el nuevo gobierno. Algún sabio dijo una vez que la unión hace la fuerza. Por ello, dado que tenemos Presidente pero no gobierno, como digo en el titular, es el momento de trabajar por un gobierno sólito y estable para la Región de Murcia.

Feliz fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s