Categorías
Análisis económico

El Rubik de la economía española

Abríamos la semana con la noticia de la quiebra de Thomas Cook. Una noticia impactante, pero que ya se va integrando entre el conjunto de noticias negativas que nos deja un entorno pesimista, en el que la economía va perdiendo su dinamismo, mientras los organismos internacionales siguen revisando sus previsiones a la baja. Un tortuoso escenario en el que, hasta en la propia Cumbre del Cambio Climático que celebraba las Naciones Unidas en Nueva York, la economía mundial y la desaceleración económica han formado parte del discurso de los líderes políticos que allí se congregaban.

España, entre el resto de países de la Unión Europea, revisa sus perspectivas de crecimiento a la baja. Así lo ha hecho la OCDE, el Banco de España, el Fondo Monetario Internacional y, prácticamente, los principales organismos pertinentes en materia de economía y desarrollo económico. Unas revisiones, como digo, a la baja, que ponen de manifiesto una necesidad latente de unas reformas que traten de dar solución a un entramado de factores estructurales y coyunturales que están afectando, de forma directa o indirecta, a nuestra economía. Una situación cada vez más compleja, en la que seguimos sin la capacidad de poder tomar decisiones.

Esta semana ponía un tweet en el que trataba de resumir la situación actual de desaceleración, en la que algunos tratan de negarla, con un conjunto de macroindicadores en el que se exponían las tasas reales de crecimiento de la economía española en los últimos 4 años. Unos indicadores que al hilo con lo que afirmaban algunos economistas, muestran una clara desaceleración de la economía española en los últimos años, pudiendo ejercer una lectura negativa de unas tasas de crecimiento que pierden su dinamismo de forma progresiva, esperando continuar con la misma tendencia para los próximos 2 años sucesores.

Como digo, unas tasas de crecimiento que muestran esa clara desaceleración económica, así como el agravamiento sufrido en los últimos 3 años, donde el decremento de la economía española se ha acentuado, moderando sus crecimientos desde el 3,1% que registrábamos en 2015, hasta un 2% previsto para este año; contando con unas previsiones futuras del 1,7% y el 1,6% para 2020 y 2021, respectivamente. Como podemos observar, y así lo hice yo en mi tweet, unas estimaciones que, de cumplirse, reflejan una tasa de variación más que pasmosa del -50% en los crecimientos de nuestra economía. Un hecho que muestra la realidad de una desaceleración innegable.

Sin embargo, creo que el tema de la desaceleración es algo que ya estamos empezando a asumir en el país. Aunque, como dije, todavía contamos con personajes en nuestro gobierno en funciones que tratan de relajar la situación con definiciones optimistas de la desaceleración que vive la economía española, el propio Sánchez, líder del Partido Socialista y candidato favorito en las urnas, ya mostró su cara pesimista públicamente, reconociendo, como poco, que la economía española estaba sufriendo un enfriamiento. Un aspecto a tener en cuenta, por parte de un Presidente que hasta hace semanas, con el 60% de un conjunto de indicadores macroeconómicos en tendencia negativa y con indicios de contracción, afirmaba que la economía en el país “marchaba a buen ritmo”.

Como digo, la economía española ya ha comenzado a asumir esta madurez del ciclo expansivo. Los indicadores de creación de empleo y la industria pierde fuerza, a la vez que el consumo, en algunos sectores en particular, comienza a reducirse. Pero entre todo el conjunto de indicadores que muestran esta clara desaceleración, al haberla afrontado, en mi caso, lo que me preocupa no son las muestras de la desaceleración; sino aquellos que muestran el estado de nuestra economía, así como nuestras vulnerabilidades de cara a hacer frente a una desaceleración más agravada, o, si cupiese, una futura recesión económica.

Nuestra economía, aunque no queramos verlo, no vive una situación de robustez como para hablar de forma deliberada y con aires chulescos sobre cómo vamos a abordar una desaceleración que está acabando con el PIB de la locomotora económica de la zona euro. Para empezar, no podemos hablar así cuando, por otro lado, tu economía presenta la mayor tasa de desempleo de la Unión Europea, tanto general como juvenil. Con unas respectivas tasas del 14% y el 33%, la tasa de desempleo general y juvenil en España son uno de los primeros indicadores que muestra el riesgo de una economía que no está preparada para comenzar a destruir empleo en un proceso recesivo.

Una situación que se agrava cuando miramos el estado de los niveles de apalancamiento de una economía que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, ostenta el puesto de subcampeona del mundo en materia de deuda pública. Una deuda que representa cerca del 99% del PIB, en un escenario de desaceleración y donde el Banco Central Europeo (BCE) ya ha comunicado la incapacidad de incrementar el tamaño de la deuda. Una situación que obliga al país a buscar alternativas ante la imposibilidad de acudir a la política expansiva convencional, que por otro lado, ha tenido una insuficiente incidencia en unos crecimientos cada vez menos dinámicos.

Si, de la misma forma, miramos otros factores como la pirámide poblacional y la deficitaria situación de los pensionistas; el bloqueo político que presenta el país para acometer dichas reformas; la situación que vive la banca española y el mercado bancario; la competitividad y la productividad de un país que se muestran estancadas; así como todo un resto de factores muy vulnerables para nuestra economía, podemos darnos cuenta que, aunque así lo queramos, no podemos compararnos con otras economías que, pese a crecer a ritmos cercanos a la recesión técnica, muestran unos escenarios donde el pleno empleo es una realidad, mientras que los niveles de apalancamiento, entre otra serie de indicadores, muestran una mayor solvencia de cara a afrontar una recesión.

Una situación que a los españoles nos debe concienciar, de cara a hacer una correcta gestión con los recursos en el país, así como con los factores que pueden dañar seriamente nuestra economía. Una situación difícil, pero en la que se puede tratar de paliar con una serie de actuaciones que, para colmo, son imposibles de aplicar en un escenario de bloqueo parlamentario e incapacidad política. La situación es complicada; eso es un hecho. Estamos en un momento donde las acciones juegan un papel determinante en el futuro económico del país; por lo tanto, llevar a cabo las acciones correctas es la manera de poder paliar, si se puede la situación actual. No obstante, de seguir en este camino, ya vemos hacia donde vamos; y donde vamos, España no cuenta con esa robustez como para hacerle frente.

Feliz fin de semana.

Por franciscocollmorales

Estudiante de máster y economía, joven emprendedor, interesado y estudiante en el mundo de la economía y mercados bursátiles, con experiencia en el sector profesional de 2 años como business advisor y community manager en Renault España y 1 año en el sector de la gerencia, estoy en continua formación en ENAE business school , escuela de negocios internacional, con el fin de especializarme en la gestión de carteras, poder gestionar y analizar cuentas e inversiones en empresas del ámbito nacional e internacional es mi objetivo. En este mundo se está desarollando una economía cada vez más globalizada y hay que rebasar las fronteras e introducirse en nuevos mercados para crear el valor añadido y la diferenciación, y sobre todo fomentar a los emprendedores a que sigan creando PYMES (el 99'88% del tejido empresarial en España está constituido por PYMES) ya que son las que tiran de esta economía, fomentan al empleo y crean oferta, esto hará que crezca el ingreso nominal y pueda crecer el consumo, El objetivo es salir de esta recesión económica, cada vez más dura, que están sufriendo muchos países actualmente, sin movimiento económico no hay progresión de las empresas de este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s