Skip to content

Qué es el Formulario 190 y para qué se utiliza

February 11, 2023

1. Qué es el Formulario 190 y para qué se utiliza

El Formulario 190 es un documento tributario utilizado en España para declarar las retenciones e ingresos a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Este formulario debe ser presentado por aquellas personas o entidades que realizan pagos sujetos a retención o ingreso a cuenta, como por ejemplo, empresarios, autónomos, profesionales, arrendadores o entidades que pagan sueldos o pensiones.

El propósito principal del Formulario 190 es informar a la Agencia Tributaria sobre los pagos realizados a terceros, permitiendo así el control y seguimiento de las retenciones e ingresos a cuenta. De esta manera, se garantiza que los sujetos obligados estén cumpliendo correctamente con sus obligaciones fiscales.

2. Cómo completar correctamente el Formulario 190

2.1 Instrucciones generales para completar el Formulario 190

Para completar correctamente el Formulario 190, es importante seguir algunas instrucciones generales. En primer lugar, asegúrate de tener todos los documentos necesarios a mano, como tu número de identificación fiscal, información sobre los ingresos y retenciones, entre otros.

Además, debes asegurarte de comprender la información que se solicita en cada casilla del formulario. Lee detenidamente las instrucciones antes de empezar a completar el formulario y utiliza los códigos y abreviaturas indicados para cada concepto. Recuerda que cualquier error o omisión puede tener consecuencias, así que es fundamental revisar la información ingresada antes de presentar el formulario.

2.2 Casos específicos para completar el Formulario 190

Existen algunos casos específicos que debes tener en cuenta al completar el Formulario 190. Por ejemplo, si has obtenido ingresos de diferentes tipos de actividades económicas, deberás desglosarlos correctamente en las casillas correspondientes. También es importante identificar correctamente si has realizado retenciones o pagos a cuenta, y especificar el tipo de renta que has declarado (como rendimientos del trabajo, rendimientos de capital, entre otros).

En caso de tener dudas sobre cómo completar algún apartado del formulario, puedes buscar información adicional en las guías y manuales proporcionados por la agencia tributaria, o consultar directamente con un asesor fiscal que pueda orientarte en tu situación particular. Recuerda que es mejor asegurarse de estar completando correctamente el formulario para evitar sanciones o posibles irregularidades en tu declaración de impuestos.

Requisitos y plazos para presentar el Formulario 190

Requisitos

Para poder presentar el Formulario 190 es necesario cumplir con ciertos requisitos que establece la administración tributaria. Primero, es necesario ser un contribuyente del impuesto sobre la renta y tener la obligación de realizar la declaración de impuestos anualmente.

Además, se debe contar con toda la información necesaria para completar el formulario de manera precisa y correcta. Esto incluye los datos personales del contribuyente, así como los datos de los empleadores y las retenciones realizadas por estos durante el periodo fiscal correspondiente.

Plazos

La presentación del Formulario 190 debe realizarse dentro de los plazos establecidos por la administración tributaria. Estos plazos pueden variar cada año, por lo que es importante estar informado acerca de las fechas límite.

Generalmente, el plazo para presentar el Formulario 190 suele ser durante el mes de enero del año siguiente al periodo fiscal que se está declarando. Es fundamental respetar estos plazos, ya que la presentación tardía puede generar multas y penalidades por parte de la administración tributaria.

4. Diferencias entre el Formulario 190 y el Formulario 193

4.1. Fines y objetivos de cada formulario

El Formulario 190 y el Formulario 193 son documentos fiscales utilizados en el ámbito tributario, pero tienen diferentes fines y objetivos.

El Formulario 190 se utiliza para declarar las retenciones e ingresos a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) realizados por pagadores a sus trabajadores. Su objetivo es informar a la Agencia Tributaria sobre las retenciones practicadas a los empleados y los ingresos a cuenta realizados por parte del pagador.

Por otro lado, el Formulario 193 se utiliza para declarar las retenciones e ingresos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades que se hayan practicado a lo largo del ejercicio fiscal. Su objetivo es informar a la Agencia Tributaria sobre las retenciones efectuadas a los contribuyentes y los ingresos a cuenta realizados por parte del pagador.

4.2. Diferencia en los contribuyentes obligados a presentar cada formulario

Otra diferencia importante entre el Formulario 190 y el Formulario 193 radica en los contribuyentes que están obligados a presentar cada uno de estos documentos.

En el caso del Formulario 190, deben presentarlo todas aquellas empresas o entidades que realicen pagos sujetos a retención o ingreso a cuenta del IRPF a sus trabajadores. Es decir, todas las empresas que tengan empleados contratados deberán presentar este formulario.

En cambio, el Formulario 193 debe ser presentado por todas aquellas entidades que realicen pagos sujetos a retención o ingreso a cuenta del Impuesto sobre Sociedades. Esto aplica tanto a empresas como a cualquier entidad que realice pagos sujetos a este impuesto, como por ejemplo, las asociaciones o fundaciones.

Penalidades por no presentar el Formulario 190

Multa por no presentar el Formulario 190

La falta de presentación del Formulario 190 en el plazo establecido puede conllevar una serie de penalidades. Una de ellas es la imposición de una multa. Esta multa puede variar según la normativa fiscal vigente, pero generalmente suele ser un porcentaje sobre el importe correspondiente a las retenciones e ingresos a cuenta que se hayan dejado de declarar.

Es importante tener en cuenta que la multa se aplicará de manera automática una vez que se ha superado el plazo para la presentación del formulario, sin necesidad de que exista una actuación fiscal previa. Por lo tanto, es fundamental cumplir con los plazos establecidos para evitar estas sanciones monetarias.

Otras consecuencias por no presentar el Formulario 190

Además de la multa por la no presentación del Formulario 190, existen otras consecuencias que pueden afectar tanto a los contribuyentes como a las empresas:

Inmovilización de cuentas bancarias: En caso de no presentar el formulario, la administración tributaria puede proceder a la inmovilización de las cuentas bancarias del contribuyente hasta que se regularice la situación.

Embargos y ejecuciones: La falta de presentación del formulario puede derivar en embargos y ejecuciones sobre los bienes y propiedades del contribuyente. Estas medidas coercitivas se toman con el objetivo de asegurar el cobro de las deudas tributarias.

Por lo tanto, es vital cumplir con la presentación del Formulario 190 en los plazos establecidos para evitar estas penalidades y consecuencias negativas.

6. Casos especiales y excepciones relacionadas al Formulario 190

6.1 Casos especiales

El Formulario 190 tiene ciertos casos especiales que deben ser considerados al momento de su presentación. Uno de estos casos es cuando el contribuyente ha realizado pagos por rentas exentas durante el año fiscal. En estos casos, es importante diferenciar estas rentas exentas de las rentas gravables, ya que deben ser reportadas por separado en el formulario.

Otro caso especial se presenta cuando el contribuyente es una entidad sin fines de lucro. En este caso, la presentación del Formulario 190 puede requerir información adicional, como la documentación que demuestre el carácter sin fines de lucro de la entidad y los beneficios fiscales a los que pueda tener derecho.

6.2 Excepciones

Existen ciertas excepciones en las cuales el contribuyente puede estar eximido de presentar el Formulario 190. Por ejemplo, si el contribuyente ha obtenido ingresos menores a un monto determinado por la ley, es posible que no esté obligado a presentar este formulario.

Otra excepción se da cuando el contribuyente ha sido declarado en quiebra, en cuyo caso puede quedar eximido de presentar el formulario correspondiente.

Es importante tener en cuenta que las excepciones pueden variar dependiendo de la legislación fiscal de cada país. Por lo tanto, es recomendable consultar con un profesional en materia tributaria para asegurarse de cumplir con las obligaciones fiscales de manera adecuada.