Skip to content

¿Qué es el IVA soportado y cómo se calcula?

February 15, 2023

1. ¿Qué es el IVA soportado y cómo se calcula?

El IVA soportado es el impuesto sobre el valor añadido que una empresa paga al realizar la adquisición de bienes o servicios. Este impuesto se calcula multiplicando la base imponible (precio sin impuestos) por el tipo de IVA correspondiente. El tipo de IVA puede variar dependiendo del país y del tipo de bien o servicio.

El cálculo del IVA soportado es una parte fundamental de la contabilidad de una empresa, ya que permite conocer el importe de impuestos que la empresa ha pagado y que puede deducir en su declaración de IVA.

2. Ejemplos de gastos que están sujetos al IVA soportado

2.1. Gastos de material y suministros

Los gastos de material y suministros que están sujetos al IVA soportado incluyen aquellos relacionados con la adquisición de productos o materiales necesarios para el desarrollo de la actividad empresarial. Estos pueden ser, por ejemplo, la compra de papel, lápices, mobiliario de oficina, equipos informáticos, entre otros.

Es importante tener en cuenta que el IVA soportado en estos gastos será deducible siempre y cuando estén destinados exclusivamente a la actividad empresarial y se encuentren debidamente justificados con facturas o recibos.

2.2. Gastos de servicios externos

Los gastos de servicios externos, como por ejemplo los servicios de consultoría, asesoría contable o legal, servicios de limpieza, entre otros, también están sujetos al IVA soportado. En este caso, al igual que con los gastos de material y suministros, es necesario contar con las correspondientes facturas o recibos para poder deducir el IVA.

Es importante recordar que estos gastos deben estar relacionados directamente con la actividad empresarial y no pueden ser de uso personal o particular. Además, es recomendable solicitar a los proveedores de servicios externos que desglosen el IVA en la factura para facilitar su posterior deducción.

3. Pasos para registrar el IVA soportado en tu contabilidad

El registro del IVA soportado es un paso fundamental en la contabilidad de cualquier empresa. A continuación, te mostramos los pasos que debes seguir para realizar este registro correctamente.

3.1. Revisar las facturas de compra

El primer paso para registrar el IVA soportado es revisar las facturas de compra que has recibido de tus proveedores. Asegúrate de que todas las facturas estén completas y cumplan con los requisitos fiscales establecidos por la legislación vigente.

3.2. Identificar el IVA soportado

Una vez que has revisado las facturas de compra, debes identificar el IVA soportado en cada una de ellas. El IVA soportado es la cantidad de impuesto que has pagado a tus proveedores y que puedes deducir de tus impuestos.

3.3. Registrar el IVA soportado en el libro de compra

El siguiente paso es registrar el IVA soportado en el libro de compra de tu contabilidad. Debes anotar el importe del IVA soportado, así como el desglose del tipo de IVA aplicado. Este registro te permitirá llevar un control preciso de tus gastos e impuestos.

3.4. Incluir el IVA soportado en la declaración de impuestos

Por último, debes incluir el IVA soportado en tu declaración de impuestos periódica. Este paso es crucial para cumplir con tus obligaciones fiscales y evitar posibles sanciones. Asegúrate de incluir correctamente el importe total del IVA soportado en la casilla correspondiente de tu declaración.

IV. Cómo recuperar el IVA soportado en el extranjero

Recuperar el IVA soportado en el extranjero puede ser un proceso complejo pero, si se realiza correctamente, puede suponer un ahorro significativo para las empresas. En primer lugar, es importante tener en cuenta que cada país tiene sus propias normativas y requisitos para la recuperación del IVA soportado. Por lo tanto, es fundamental conocer las leyes fiscales del país en cuestión antes de realizar cualquier trámite.

Para recuperar el IVA soportado en el extranjero, es necesario seguir una serie de pasos. En primer lugar, se debe recopilar toda la documentación que respalde los gastos realizados, como facturas y notas de gastos. Es importante asegurarse de que estos documentos cumplan con los requisitos establecidos por las autoridades fiscales tanto del país de origen como del país de destino. Una vez recopilada la documentación, se deberá presentar una solicitud de reembolso ante las autoridades fiscales del país en el que se realizaron los gastos.

Diferencias entre el IVA soportado y el IVA repercutido

El IVA soportado y el IVA repercutido son dos conceptos fundamentales dentro del sistema de impuestos indirectos. Aunque ambos se refieren al IVA, tienen características y funciones diferentes.

El IVA soportado se refiere al impuesto que un contribuyente paga al adquirir bienes o servicios para su actividad económica. Este tipo de IVA es deducible, lo que significa que el contribuyente puede restar el importe del IVA soportado de sus declaraciones de impuestos y así reducir su carga fiscal.

Por otro lado, el IVA repercutido es el impuesto que un proveedor incluye en el precio de los bienes o servicios que vende a sus clientes. Este IVA no es deducible para el proveedor, ya que su función es trasladar la carga fiscal al consumidor final.

En resumen, el IVA soportado es el impuesto que el contribuyente paga al adquirir bienes y servicios, mientras que el IVA repercutido es el impuesto que el proveedor traslada al cliente al vender un bien o servicio. Ambos conceptos son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema de impuestos indirectos y deben ser registrados y declarados adecuadamente.

6. Sanciones por no declarar correctamente el IVA soportado

El no declarar correctamente el IVA soportado puede tener graves consecuencias para cualquier empresa. Las autoridades fiscales suelen imponer sanciones a aquellos contribuyentes que no cumplan con sus obligaciones de declaración y pago del IVA. Estas sanciones pueden variar en función de la gravedad y reiteración de la infracción cometida, pudiendo llegar incluso a la imposición de multas económicas.

Es importante tener en cuenta que la omisión o incorrecta declaración del IVA soportado puede resultar en la apertura de un proceso de inspección fiscal, en el cual la empresa estará sujeta a auditorías y revisiones de su contabilidad. Además, la empresa podría enfrentarse a sanciones adicionales por el no pago o pago incompleto del IVA repercutido.