Skip to content

Introducción al impuesto de sucesión en Andalucía

February 28, 2023

1. Introducción al impuesto de sucesión en Andalucía

El impuesto de sucesión es un tributo que se aplica en Andalucía tras el fallecimiento de una persona y la transmisión de sus bienes y derechos a sus herederos o legatarios. Esta obligación fiscal tiene como objetivo gravar el incremento patrimonial obtenido por los herederos como consecuencia de la herencia.

En esta sección, se proporcionará una visión general del impuesto de sucesión en Andalucía, sus principales características y cómo se calcula. Además, se explicarán las exenciones y bonificaciones disponibles, así como el procedimiento y plazos para el pago del impuesto. Finalmente, se ofrecerán recursos y consejos para aquellos que deseen reducir el impacto económico de este impuesto.

2. Cómo calcular el impuesto de sucesión en Andalucía

2.1. Base imponible del impuesto de sucesión

Para calcular el impuesto de sucesión en Andalucía, es necesario determinar la base imponible sobre la cual se aplicará el tipo impositivo correspondiente. La base imponible está compuesta por el valor de los bienes y derechos adquiridos por los herederos, una vez se hayan deducido las deudas y cargas que puedan existir sobre ellos. Es importante tener en cuenta que el valor de los bienes se determinará según la normativa vigente en cada momento.

2.2. Tarifa y tipos impositivos del impuesto de sucesión

Una vez determinada la base imponible, se aplicará una tarifa progresiva que establece distintos tramos de gravamen en función del valor de la herencia. En Andalucía, los tipos impositivos varían desde el 7,65% hasta el 36,50%, dependiendo del grado de parentesco con el fallecido y del patrimonio preexistente del heredero. Es decir, cuanto más cercano sea el parentesco y menor sea el patrimonio previo del heredero, menor será el porcentaje a aplicar en el impuesto de sucesión.

2.3. Deducciones y bonificaciones en el impuesto de sucesión

Además de la tarifa progresiva de tipos impositivos, existen algunas deducciones y bonificaciones que pueden aplicarse para reducir la cuantía del impuesto de sucesión en Andalucía. Por ejemplo, se establecen deducciones por discapacidad, por vivienda habitual o por empresa familiar, entre otras. Estas deducciones y bonificaciones están diseñadas para favorecer la continuidad del negocio familiar y la protección de determinados colectivos.

Exenciones y bonificaciones en el impuesto de sucesión en Andalucía

El impuesto de sucesión en Andalucía contempla diversas exenciones y bonificaciones que pueden suponer un alivio económico considerable para los herederos. Una de las exenciones más destacadas es la que se aplica a la vivienda habitual del fallecido, siempre y cuando el heredero la mantenga como residencia habitual durante al menos cinco años. Además, existen exenciones para bienes y derechos como vehículos, muebles de uso personal y determinados elementos del patrimonio histórico y artístico.

Por otro lado, es importante destacar las bonificaciones que se aplican en el impuesto de sucesión en Andalucía. Una de ellas es la bonificación del 99% para cónyuges y descendientes directos en la adquisición de la vivienda habitual, siempre y cuando el valor de la vivienda no supere los 122.000 euros. Asimismo, se ofrece una bonificación del 99% en la adquisición de empresas individuales, negocios profesionales y participaciones en entidades.

Procedimiento y plazos para pagar el impuesto de sucesión en Andalucía

El pago del impuesto de sucesión en Andalucía sigue un procedimiento específico que debe ser seguido por los herederos o legatarios. En primer lugar, es necesario presentar la declaración del impuesto en el plazo establecido, que suele ser de seis meses desde el fallecimiento del causante. Esta declaración debe contener toda la información relevante sobre los bienes y derechos heredados, así como el patrimonio preexistente del heredero.

Una vez presentada la declaración, se realiza una liquidación provisional del impuesto por parte de la Administración. En esta liquidación se determina la cuantía del impuesto a pagar, que puede variar en función tanto del valor de los bienes heredados como de la relación de parentesco entre el causante y el heredero. Es importante tener en cuenta que el impuesto de sucesión puede ser objeto de bonificaciones y exenciones en determinados casos, por lo que es recomendable informarse sobre las posibles reducciones aplicables.

Recursos y reclamaciones frente al impuesto de sucesión en Andalucía

5.1 Recursos administrativos

En caso de no estar conforme con el resultado de la liquidación del impuesto de sucesión en Andalucía, es posible interponer un recurso administrativo. Este recurso debe presentarse ante la Consejería de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía en el plazo de un mes contado a partir del día siguiente a la recepción de la notificación de la liquidación.

Es fundamental presentar el recurso de manera adecuada, indicando los motivos de inconformidad con el resultado de la liquidación y aportando la documentación necesaria que respalde los argumentos. Además, es recomendable contar con el asesoramiento de un profesional especializado en derecho fiscal para asegurar el éxito del recurso.

5.2 Reclamaciones económico-administrativas

Si el recurso administrativo previo es desestimado o no es resuelto en el plazo de seis meses, se tiene la posibilidad de interponer una reclamación económico-administrativa ante el Tribunal Económico-Administrativo de Andalucía. La reclamación debe presentarse en un plazo de un mes contado desde el día siguiente a aquel en que se notifique la desestimación o desde el vencimiento del plazo para resolver el recurso administrativo.

El Tribunal Económico-Administrativo de Andalucía es el órgano encargado de resolver estas reclamaciones. Su resolución puede suponer la anulación total o parcial de la liquidación impugnada, lo que implicaría la devolución o reducción de las cantidades pagadas. Nuevamente, es recomendable contar con el asesoramiento de un experto en materia fiscal para realizar una reclamación adecuada y aumentar las posibilidades de éxito.

Consejos para reducir el impacto del impuesto de sucesión en Andalucía

6.1 Planificación patrimonial anticipada

Una de las formas más efectivas de reducir el impacto del impuesto de sucesión en Andalucía es realizar una planificación patrimonial anticipada. Esto implica organizar y estructurar los bienes y activos de manera estratégica, con el objetivo de minimizar la carga fiscal que recae sobre los herederos. Algunas estrategias comunes incluyen la creación de sociedades o fundaciones que permitan la transferencia de bienes de forma más favorable desde el punto de vista fiscal, o la realización de donaciones en vida para aprovechar las bonificaciones y reducciones fiscales existentes.

6.2 Aprovechar las bonificaciones y reducciones fiscales

El impuesto de sucesión en Andalucía cuenta con una serie de bonificaciones y reducciones fiscales que pueden ser aprovechadas para reducir la carga fiscal. Por ejemplo, existen reducciones para los cónyuges y descendientes, así como bonificaciones adicionales en función de la antigüedad de los bienes heredados. En este sentido, es importante informarse adecuadamente sobre las bonificaciones y reducciones aplicables en cada caso, y realizar las gestiones necesarias para beneficiarse de las mismas. Además, es importante tener en cuenta que la ley permite la posibilidad de agrupar patrimonios y aplicar las bonificaciones de forma conjunta, lo que puede suponer un ahorro significativo en el impuesto de sucesión.