Skip to content

¿Qué es el IVA soportado deducible?

February 5, 2023

1. ¿Qué es el IVA soportado deducible?

El IVA soportado deducible es aquel impuesto que una empresa paga por los bienes y servicios que adquiere en el ejercicio de su actividad económica y que puede ser recuperado total o parcialmente. Este impuesto forma parte de la cadena de valor añadido y es transferido al consumidor final, por lo que se convierte en un coste que se puede recuperar gracias a la deducción.

1.1 Definición de IVA soportado deducible

El IVA soportado deducible hace referencia al importe del impuesto que una empresa tiene derecho a recuperar de la Hacienda Pública en su declaración trimestral o anual. Para que el IVA soportado sea deducible, es necesario cumplir ciertos requisitos y disponer de la documentación adecuada que respalde dicha deducción.

1.2 Importancia del IVA soportado deducible

La deducción del IVA soportado es de vital importancia para las empresas, ya que les permite reducir los costes de sus adquisiciones y mejorar su liquidez. Además, la deducción del IVA soportado forma parte de una correcta gestión fiscal y financiera, y su incorrecta aplicación puede dar lugar a sanciones por parte de la Agencia Tributaria. Por tanto, es fundamental conocer cómo se calcula el IVA soportado deducible y cuáles son los requisitos y documentación necesaria para su deducción.

¿Cómo se calcula el IVA soportado deducible?

El cálculo del IVA soportado deducible se realiza a partir de las facturas recibidas por la empresa en sus operaciones comerciales. Primero, se deben identificar las facturas que incluyan IVA, ya que este impuesto es el que se podrá deducir. A continuación, se suma el total de IVA de todas las facturas que cumplan con esta condición.

Una vez obtenida la suma del IVA soportado, se procede a aplicar el porcentaje de deducción correspondiente. Este porcentaje puede variar en función del tipo de bien o servicio adquirido, ya que existen diferentes tipos de IVA. Por ejemplo, el IVA general es del 21%, mientras que el IVA reducido puede ser del 10% o del 4% en determinados casos.

Porcentaje de deducción del IVA soportado

En función de la normativa vigente, el porcentaje de deducción del IVA soportado puede ser distinto para cada tipo de bien o servicio. Por ejemplo, algunos productos considerados de primera necesidad pueden tener un porcentaje de deducción más elevado que otros. Es importante tener en cuenta estas diferencias al realizar el cálculo del IVA soportado.

Reducción del IVA soportado por bienes de inversión

En el caso de los bienes de inversión, como maquinaria o mobiliario, existe la posibilidad de aplicar una reducción en el IVA soportado. Esta reducción consiste en la devolución de parte del IVA pagado en el momento de la adquisición, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos establecidos por la normativa fiscal.

Requisitos para la deducción del IVA soportado

Requisito 1: Actividad económica

Para poder deducir el IVA soportado, es necesario que el contribuyente desarrolle una actividad económica. Esto significa que debe ser un empresario o profesional que realice operaciones sujetas a este impuesto. No se permite la deducción del IVA soportado en gastos personales o relacionados con actividades exentas.

Requisito 2: Gastos y facturas

Otro requisito importante es que los gastos estén debidamente documentados con facturas. La factura debe contener los datos fiscales tanto del proveedor como del adquirente, el desglose del IVA soportado y cualquier otro detalle necesario para su identificación y comprobación.

Además, cabe destacar que solo se puede deducir el IVA soportado en aquellos gastos que sean necesarios para el desarrollo de la actividad económica. Esto implica que los gastos deben estar directamente relacionados con la obtención de ingresos y ser utilizados exclusivamente para fines empresariales o profesionales.

En resumen, los requisitos para poder deducir el IVA soportado incluyen desarrollar una actividad económica, contar con facturas que cumplan los requisitos legales y que los gastos sean necesarios para dicha actividad.

4. Documentación necesaria para deducir el IVA soportado

4.1 Facturas y recibos

La documentación más importante para poder deducir el IVA soportado son las facturas y los recibos. Estos documentos deben ser emitidos por proveedores que estén registrados en Hacienda y deben contener la información necesaria para poder identificar la operación. Es fundamental que se muestre de manera clara el detalle de los bienes o servicios adquiridos, así como el importe del IVA.

4.2 “Ticket” o factura simplificada

Aunque las facturas y los recibos son los documentos principales, en determinadas situaciones, como en los tickets o facturas simplificadas, también se puede deducir el IVA soportado. Sin embargo, en estos casos, la Agencia Tributaria puede requerir una serie de requisitos adicionales para poder aceptar su deducción. Es importante asegurarse de cumplir con estos requisitos y conservar correctamente este tipo de recibos.

4.3 Otros documentos

Además de las facturas y los recibos, existen otros documentos que pueden ser necesarios para poder deducir el IVA soportado. Algunos ejemplos de este tipo de documentos son los contratos, las pólizas de seguros o los documentos aduaneros. Es importante tener en cuenta que la Agencia Tributaria puede solicitar estos documentos en cualquier momento, por lo que es fundamental contar con una buena organización y conservar toda la documentación relacionada con las operaciones sujetas a IVA.

5. Ejemplos prácticos de deducción del IVA soportado.

A continuación, se presentan algunos casos prácticos para ilustrar cómo se puede deducir el IVA soportado:

5.1. Deducción del IVA en gastos de material de oficina

Supongamos que una empresa adquiere material de oficina por un valor total de 500 euros, incluyendo un 21% de IVA. Para deducir el IVA soportado en esta compra, la empresa debe contar con una factura que cumpla con los requisitos legales, como el desglose del IVA. En este caso, el IVA soportado sería de 83.33 euros (500 x 0.21) y podríamos deducirlo en nuestra declaración de IVA.

5.2. Deducción del IVA en gastos de transporte

Imaginemos que una empresa contrata un servicio de transporte para entregar sus productos a sus clientes. El valor total del servicio es de 1,000 euros más un 21% de IVA. Si contamos con la factura correspondiente, podríamos deducir el IVA soportado en esta operación, lo cual sería de 210 euros (1,000 x 0.21).

Es importante recordar que cada caso es particular y, por lo tanto, es necesario revisar la normativa fiscal vigente y contar con la asesoría de un profesional para asegurar una correcta deducción del IVA soportado.

Consejos para maximizar la deducción del IVA soportado

El IVA soportado deducible es un impuesto que se puede recuperar por las compras realizadas por una empresa. Para maximizar la deducción de este impuesto, es importante seguir algunos consejos:

Mantener un registro organizado

Es fundamental tener un registro detallado y organizado de todas las compras realizadas, incluyendo facturas y recibos. Esto facilitará la verificación y el cálculo del IVA soportado deducible.

Identificar correctamente el IVA soportado deducible

Es importante identificar correctamente el IVA soportado deducible para evitar errores en la declaración de impuestos. Para ello, se deben analizar detalladamente las facturas y separar el IVA que se puede deducir del que no.

No olvidar los pequeños gastos

A veces, se tiende a pasar por alto los pequeños gastos que se realizan de forma habitual, como el material de oficina o los servicios profesionales. Sin embargo, estos gastos también son deducibles y pueden suponer un ahorro significativo en el IVA soportado.

Conocer las excepciones y límites

Es importante conocer las excepciones y límites en la deducción del IVA soportado deducible. Algunos productos o servicios pueden tener restricciones en su deducción, por lo que es necesario informarse adecuadamente para no cometer errores.

Siguiendo estos consejos, las empresas pueden maximizar la deducción del IVA soportado y obtener un beneficio económico considerable. Es recomendable contar con la asesoría de un profesional en contabilidad para garantizar un correcto manejo de este impuesto.