Skip to content

¿Qué es el IVA soportado y el IVA repercutido?

May 27, 2023

1. ¿Qué es el IVA soportado y el IVA repercutido?

El IVA soportado es el impuesto que una empresa o autónomo paga al realizar una compra de bienes o servicios. Se trata del IVA que el vendedor o proveedor traslada al comprador y que este último debe ingresar a la Administración Tributaria al realizar la declaración periódica de IVA.

Por otro lado, el IVA repercutido es el impuesto que una empresa o autónomo cobra al vender bienes o servicios a sus clientes. Es el IVA que el vendedor añade al precio de venta y que posteriormente debe declarar y pagar a la Administración Tributaria.

2. ¿Por qué puede ser el IVA soportado mayor que el IVA repercutido?

Cuando hablamos de IVA soportado y IVA repercutido, nos referimos a dos conceptos fundamentales en la contabilidad de una empresa. El IVA soportado hace referencia a aquel impuesto sobre el valor añadido que la empresa paga en la adquisición de bienes y servicios. Por otro lado, el IVA repercutido se refiere al impuesto que la empresa cobra a sus clientes por la venta de bienes o la prestación de servicios.

En algunas situaciones, es posible que el IVA soportado sea mayor que el IVA repercutido. Esto puede ocurrir por diversas razones. Por ejemplo, si la empresa ha realizado una inversión en la compra de activos fijos, como maquinaria o equipos, es probable que haya pagado un IVA elevado al proveedor. Sin embargo, si las ventas de la empresa no son frecuentes o si se han visto afectadas por alguna situación particular, es posible que el IVA repercutido sea menor que el IVA soportado.

3. Factores que pueden influir en la diferencia entre el IVA soportado y el IVA repercutido

La diferencia entre el IVA soportado y el IVA repercutido puede deberse a diversos factores que afectan a las operaciones de una empresa. Uno de los principales factores es la naturaleza de las actividades realizadas. Por ejemplo, en el caso de empresas que se dedican principalmente a la venta de productos y no prestan servicios, es probable que el IVA repercutido sea mayor que el IVA soportado, ya que la venta de bienes se gravará con un tipo impositivo más alto.

Otro factor que puede influir en esta diferencia es la política de compras de la empresa. Si una empresa realiza muchas compras de servicios o bienes que están exentos de IVA, es decir, no generan derecho a deducción, es probable que el IVA repercutido sea menor que el IVA soportado. Esto puede suceder, por ejemplo, si la empresa realiza compras a proveedores extranjeros que no están sujetos al IVA en el país de origen.

¿Cuáles son las implicaciones de tener un IVA soportado mayor que el IVA repercutido?

La diferencia entre el IVA soportado y el IVA repercutido puede tener implicaciones significativas para una empresa. Esta situación puede indicar que la empresa está gastando más en la adquisición de bienes y servicios que los ingresos generados por la venta de productos o servicios, lo que puede afectar la rentabilidad del negocio.

Además, una diferencia negativa entre el IVA soportado y el IVA repercutido puede desencadenar un mayor escrutinio de las autoridades fiscales. Puede levantar sospechas de que la empresa está cometiendo irregularidades o evadiendo impuestos. Esto puede dar lugar a inspecciones fiscales más rigurosas y, en casos extremos, a sanciones y multas.

Consejos para gestionar correctamente el IVA soportado y el IVA repercutido.

5.1 Facturas y justificación de gastos.

Uno de los aspectos más importantes para gestionar correctamente el IVA soportado y el IVA repercutido es tener un control riguroso de las facturas y la justificación de los gastos. Es fundamental asegurarse de que todas las facturas cumplen con los requisitos legales y contienen la información necesaria para poder deducir el IVA soportado. Además, es recomendable mantener un archivo ordenado y actualizado de todas las facturas y documentos relacionados con los gastos y los ingresos de la empresa.

5.2 Uso adecuado de los tipos impositivos.

Otro consejo para gestionar correctamente el IVA soportado y el IVA repercutido es utilizar correctamente los tipos impositivos. Es necesario conocer las normas y regulaciones vigentes en materia de IVA para aplicar el tipo impositivo correcto a cada operación. Un error en la aplicación de los tipos impositivos puede generar diferencias entre el IVA soportado y el IVA repercutido.

5.3 Revisión periódica de la contabilidad.

Para evitar discrepancias entre el IVA soportado y el IVA repercutido, es recomendable realizar una revisión periódica de la contabilidad. Esto permitirá identificar posibles errores o inconsistencias y corregirlos a tiempo. Además, la revisión periódica de la contabilidad ayudará a mantener un control adecuado de los gastos y los ingresos de la empresa, lo cual es fundamental para una correcta gestión del IVA.

Recomendaciones para evitar discrepancias entre el IVA soportado y el IVA repercutido

La conciliación adecuada entre el IVA soportado y el IVA repercutido es esencial para evitar problemas con la Administración Tributaria y asegurar el correcto cumplimiento de las obligaciones fiscales. Para ello, se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

Llevar un control riguroso de las facturas

Es fundamental tener un registro detallado y actualizado de todas las facturas emitidas y recibidas, para poder identificar cualquier discrepancia que pueda surgir entre el IVA soportado y el IVA repercutido.

Realizar conciliaciones periódicas

Es recomendable realizar conciliaciones periódicas entre las facturas emitidas y recibidas, comprobando que los importes coincidan y verificando que los tipos impositivos aplicados sean correctos. De esta manera, se pueden detectar y corregir posibles errores antes de la presentación de las liquidaciones.

Mantener una adecuada organización administrativa

Contar con un sistema de archivo y organización eficiente es esencial para evitar pérdidas o extravíos de facturas, que podrían generar discrepancias entre el IVA soportado y el IVA repercutido. Además, tener un seguimiento detallado de las gestiones realizadas y de los plazos de presentación de las liquidaciones ayuda a evitar posibles sanciones o recargos.

Contar con asesoramiento profesional

En caso de dudas o dificultades en la gestión del IVA soportado y el IVA repercutido, es recomendable buscar el apoyo de profesionales especializados en fiscalidad. Un asesor fiscal puede brindar orientación y asistencia, ayudando a evitar discrepancias y asegurando el cumplimiento normativo en materia de IVA.