Skip to content

¿Qué es el “sale and lease back” y cómo funciona?

March 13, 2023

1. ¿Qué es el “sale and lease back” y cómo funciona?

El “sale and lease back” es una estrategia financiera en la cual una empresa vende un activo, como una propiedad o un equipo, y luego lo arrienda de nuevo a largo plazo. Esta práctica le permite a la empresa liberar capital de sus activos fijos sin perder el uso o la posesión de los mismos.

El proceso funciona de la siguiente manera: la empresa propietaria del activo vende dicho activo a un inversor u otra entidad financiera. A cambio de la venta, la empresa recibe una suma de dinero que puede utilizar para sus operaciones o para otros fines. Luego, la empresa acuerda un contrato de arrendamiento a largo plazo con el comprador del activo, pagando una renta periódica por el uso del mismo. De esta manera, la empresa puede seguir utilizando el activo sin tener que inmovilizar capital en su propiedad.

2. Ventajas y desventajas del “sale and lease back”

El “sale and lease back” es una estrategia financiera que puede ofrecer numerosas ventajas para las empresas. Una de las principales ventajas es que permite a la empresa obtener una fuente inmediata de liquidez sin tener que realizar un préstamo. Esto puede ser especialmente beneficioso para aquellas empresas que necesitan capital de trabajo para financiar proyectos o expandirse.

Además, el “sale and lease back” puede ser una opción atractiva para aquellas empresas que tienen activos inmuebles valiosos pero que no los utilizan de forma eficiente. Al vender estos activos y arrendarlos posteriormente, la empresa puede liberar capital que estaba inmovilizado y utilizarlo para otros fines más productivos.

Por otro lado, el “sale and lease back” también tiene algunas desventajas que deben ser consideradas. Una de ellas es que la empresa pierde la propiedad de los activos vendidos y pasa a ser un arrendatario. Esto implica que la empresa no puede aprovechar el potencial valor de los activos a largo plazo, ya que no podrá acceder a las ganancias derivadas de su revalorización.

Otra desventaja del “sale and lease back” está relacionada con los costos a largo plazo. Aunque inicialmente puede parecer una opción rentable, a largo plazo, los pagos de arrendamiento pueden resultar más costosos que la propiedad directa de los activos.

Ejemplos de casos exitosos de “sale and lease back”

El “sale and lease back” ha sido utilizado por diversas empresas con resultados exitosos. A continuación, se presentan algunos ejemplos de casos en los que esta estrategia ha sido implementada de manera satisfactoria:

Caso 1: Empresa manufacturera

Una empresa manufacturera con dificultades financieras decidió utilizar el “sale and lease back” para obtener liquidez. La compañía vendió sus instalaciones industriales a un inversor inmobiliario y posteriormente alquiló el mismo espacio para continuar con sus operaciones. Esto permitió a la empresa liberar capital para reducir sus deudas y mejorar su flujo de efectivo. Además, alquilando las instalaciones, la empresa se benefició de un menor riesgo operativo y de mantener la flexibilidad en caso de necesitar mover sus operaciones a otro lugar en el futuro.

Caso 2: Cadena de restaurantes

Una cadena de restaurantes en crecimiento decidió utilizar el “sale and lease back” como una forma de financiar su expansión. La empresa vendió varios de sus inmuebles a un inversor y luego firmó contratos de arrendamiento a largo plazo para seguir utilizando los locales. Esta estrategia permitió a la cadena de restaurantes disponer de capital para abrir nuevos establecimientos, mejorar sus instalaciones existentes y llevar a cabo acciones de marketing. Además, al externalizar la propiedad de los inmuebles, la compañía se enfocó en su actividad principal y en ofrecer una experiencia gastronómica de calidad.

4. Cómo llevar a cabo un proceso de “sale and lease back” paso a paso.

El proceso de “sale and lease back” es una estrategia que permite a las empresas obtener liquidez a través de la venta de un activo y su posterior alquiler. A continuación, se presenta un paso a paso para llevar a cabo este proceso:

4.1. Evaluar los activos disponibles

En primer lugar, es necesario identificar los activos de la empresa que podrían ser objeto de “sale and lease back”. Esto puede incluir propiedades inmobiliarias, maquinarias, vehículos, entre otros. Se debe evaluar la legalidad y propiedad de los activos, así como su valor de mercado.

4.2. Realizar una valoración adecuada

Una vez identificados los activos, se debe realizar una valoración adecuada para determinar su precio de venta. Es importante contar con expertos en valoración que puedan realizar esta tarea de forma objetiva y precisa.

4.3. Buscar un comprador o inversor

El siguiente paso es buscar un comprador o inversor interesado en adquirir los activos y arrendarlos a la empresa. Se pueden utilizar diversos canales, como contactar directamente a empresas especializadas en “sale and lease back”, buscar inversores en el mercado o utilizar intermediarios.

4.4. Negociar los términos del contrato

Una vez encontrada una parte interesada, se deben negociar los términos del contrato de venta y arrendamiento. Esto incluye el precio de venta, las condiciones de alquiler, la duración del contrato, las cláusulas de rescisión, entre otros aspectos.

4.5. Formalizar el acuerdo

Finalmente, se debe formalizar el acuerdo mediante la firma de un contrato entre ambas partes. Es importante contar con asesoramiento legal durante este proceso para garantizar que se cumplan todas las disposiciones legales y fiscales aplicables.

Consideraciones legales y fiscales del “sale and lease back”

El “sale and lease back” es una operación que implica la venta de un activo a un tercero para luego alquilarlo a largo plazo. Es importante tener en cuenta las consideraciones legales y fiscales para evitar problemas y optimizar los beneficios.

Consideraciones legales

Al llevar a cabo un “sale and lease back”, es necesario tener en cuenta las leyes y regulaciones aplicables en el país donde se realiza la operación. Es fundamental contar con un contrato claro y detallado que incluya todos los términos y condiciones del acuerdo. Además, es importante asegurarse de cumplir con todos los requisitos legales, como la obtención de los permisos y licencias necesarias. Es recomendable contar con el asesoramiento de expertos legales para garantizar el cumplimiento de todas las normativas y evitar posibles problemas en el futuro.

Consideraciones fiscales

Desde el punto de vista fiscal, el “sale and lease back” puede tener implicaciones importantes. En algunas jurisdicciones, la venta de un activo puede generar impuestos sobre las ganancias de capital. Sin embargo, en muchas ocasiones, el arrendamiento posterior puede ser deducible de impuestos, lo que puede compensar en parte estos costos. Es necesario evaluar la situación fiscal de la empresa y los posibles beneficios y consecuencias antes de llevar a cabo un “sale and lease back”. Es recomendable contar con el asesoramiento de expertos fiscales para asegurarse de aprovechar al máximo los beneficios fiscales y cumplir con todas las obligaciones tributarias.

Alternativas al “sale and lease back” para obtener liquidez en una empresa

El “sale and lease back” es una opción viable para obtener liquidez en una empresa, pero no es la única alternativa disponible. Existen otras estrategias que pueden ser consideradas dependiendo de la situación específica de cada empresa.

1. Préstamos bancarios

Una alternativa común al “sale and lease back” es solicitar préstamos bancarios. Los préstamos bancarios permiten a las empresas obtener una cantidad determinada de dinero que puede ser utilizada para cubrir gastos operativos o invertir en proyectos de expansión. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los préstamos bancarios suelen requerir garantías y el cumplimiento de ciertos requisitos, lo que puede limitar su accesibilidad para algunas empresas.

2. Socios o inversores

Otra alternativa es buscar socios o inversores que estén dispuestos a invertir en la empresa a cambio de una participación accionaria o de beneficios futuros. Esta opción puede ser especialmente atractiva para empresas emergentes o con proyectos de alto potencial de crecimiento. Sin embargo, es importante considerar que compartir la propiedad de la empresa implica compartir también las decisiones y los beneficios.